Deportes

Al mercado le sale acné


Un mercado de fichajes con acné en la cara

Kai Havertz, Lautaro Martínez, Jadon Sancho, Timo Werner, Leroy Sané, Eduardo Camavinga, Ferran Torres, Achraf Hakimi, Eric García, Victor Osimhen… Nombres que seguro que han resonado en tu cabeza más de la cuenta desde el mes de junio. Son algunos de los protagonistas más destacados del actual mercado de fichajes, el primero de la era coronavirus. Y todos juntos hacen una media de edad de 20,9 años. El acné en la cara nunca estuvo tan bien valorado.

La tendencia es clara: los clubes europeos de mayor nivel están apostando porjugadores jóvenes. Atendiendo las inversiones que han hecho, o que podrían hacer, estos clubes están siguiendo una política de incorporaciones común: buscar futbolistas con un margen de recorrido en la élite amplio. Quién sabe si para asegurarse tranquilidad en un puesto durante una décadao sacar tajada de una futura venta. El fútbol no ha escapado de las consecuencias económicas de la pandemia. La burbuja se ha pinchado.

De los jugadores nombrados anteriormente, algunos todavía no saben qué colores vestirán la próxima temporada, mientras que otros ya han cambiado oficialmente de equipo. Son los casos de Werner(24) al Chelsea, Sané (24) al Bayern de Múnich, Ferran Torres (20) al Manchester City, Achraf Hakimi (21) al Inter de Milán y Victor Osimhen (21) al Nápoles. También se podría incluir en la lista la salida de Arthur Melo a la Juventus. En este caso, el Barça ha ido a contracorriente del resto al intercambiar a un jugador de 23 años por otro de 30

El tráfico aéreo entre Inglaterra y Alemania se ha disparado en las últimas semanas. La llegada de Timo Werner al Chelsea fue un duro golpe que la Premier League le endosó a la Bundesliga. Lejos de lamentarse por la perdida, la competición germana respondió repatriando a Leroy Sané, fichaje estrella del Bayern de Múnich. Uno se marchó y otro está de vuelta. Dos caminos opuestos para dos jugadores alemanes de la misma edad (24 años), que han movido la misma cifra de dinero en sus traspasos (alrededor de 50 millones cada uno) y que forman parte del futuro de la Mannschaft.

Kai Havertz, otra de las grandes esperanzas del fútbol teutón, podría compartir vestuario junto a Werner la próxima campaña. El mediapunta del Bayer Leverkusen se encuentra pendiente de las negociaciones entre su club y el Chelsea, con el que ya habría acordado su contrato. Después de que el conjunto de la aspirina no lograse la clasificación para la Champions, al joven Havertz, de 21 años, se le abrieron dos puertas: la de Sané (fichar por el equipo más fuerte del país) y la de Werner (mudarse a una liga más potente). El proyecto del Chelsea, uno de los clubes más activos durante este mercado, ya le habría convencido de cuál abrir.

Por si las marchas de dos talentos alemanes como Werner y Havertz no fuesen lo suficientes dolorosas, la Bundesliga también corre el riesgo de perder a un futbolistas destinado a marcar una época. Y es que, tarde o temprano, Jadon Sancho volverá a casa. El vertiginoso extremo inglés, de 20 años, es el fichaje soñado del Manchester United, que está buscando la formula para que el Borussia Dortmund lo venda a un precio no superior a los 100 millones de euros.

Suceda lo que suceda, para no perder la cuota de ingleses en la plantilla, el conjunto amarillo repitió la fórmula Sancho este verano con el fichaje del jovencísimo Jude Bellingham, de tan sólo 17 años. De Inglaterra a Alemania, el delantero procedente del Birmingham emprendió el mismo camino que su compatriota Sancho… aunque este ahora podría tomar justo el contrario.

El Inter de Milán está siendo uno de los grandes agitadores del Calciomercato en Italia. Por momentos dio la sensación de que podía lograr la hazaña, aunque finalmente se impuso la realidad de los últimos nueve años. Para romper la tiranía de títulos de la Juventus, el proyecto neroazzurro tiene que ir un paso más allá. Y Antonio Conte ya se ha puesto manos a la obra.

Por 40 millones de euros el Inter firmó a Achraf Hakimi, un futbolista que encaja a la perfección como carrilero por la derecha en el sistema de tres centrales que emplea el exseleccionador italiano. El próximo en aterrizar en el Meazza apunta a ser Sandro Tonali. Comparado desde sus inicios con Andrea Pirlo, pese a ser un centrocampista más físico y todoterreno, el del Brescia sería traspasado a cambio de aproximadamente 35 millones de euros. Achraf y Tonali, de 21 y 20 años, supondrían sangre fresca para luchar por el Scudetto.

En la guerra contra la Juventus, seguro que Conte agradecería contar en su trinchera con Lautaro Martínez, un delantero que ha explotado bajo su dirección este curso y que es objeto de deseo del Barça. El conjunto culé ha identificado al argentino, de 22 años, como el relevo natural de un Luis Suárez que es 11 años mayor. No obstante, la operación no es sencilla. La plantilla azulgrana está envejecida, más aún después del intercambio entre Arthur y Pjanic, y las cuentas maltrechas. ¿Será suficiente con el poder de atracción de Messi?

Unos cientos de kilómetros al sur de Milán, en la ciudad que más le ha plantado cara a la Juventus en los últimos años, ha aterrizado un futbolista con la misión de volver a ilusionar a una afición que sueña con reinar en Italia desde la marcha de Diego Armando Maradona. El Nápoles ha convertido a Victor Osimhen en el fichaje más caro de su historia. Aproximadamente 70 millones de euros ha pagado la escuadra partenopea por un delantero de sólo 21 años. El nigeriano llega procedente del Lille, donde marcó 13 goles la temporada pasada.

La Ligue 1 ha perdido a una de sus estrellas, pero todo apunta a que el curso que viene podrá seguir disfrutando de su última perla: Eduardo Camavinga. Con la clasificación del Rennes para la Champions League, el centrocampista franco-angoleño estaría más cerca de continuar un año más en Francia. Su impacto en su estreno en la élite ha sido tan impresionante que, a sus solamente 17 años, ya ha llamado la atención de todos los grandes del continente, incluido el Real Madrid.

El interés en el talento joven no es diferente en el fútbol español. Ferran Torres, de 20 años, ha sido la última perla de nuestro país en protagonizar un gran movimiento entre clubes. Su traspaso al Manchester City se cerró en menos de 25 millones de euros… una cifra 20 millones menor de la que acaban de pagar los cityzens por Nathan Aké. El central holandés, de 25 años, viene de descender a Championship con el Bournemouth. Ferran coincidirá en el vestuario sky blue con un ‘viejo’ compañero de batallas: Eric García. Ambos jugadores pertenecen a la generación española que conquistó los Europeos sub 17 y sub 19 en 2017 y 2019. La próxima temporada, además de rojo, se vestirán de azul… salvo que el Barça lo impida.

El conjunto culé no sólo quiere rejuvenecer su ataque con Lautaro Martínez, ya que también tiene puestas sus miras en la línea defensiva. Eric García, al igual que Gerard Piqué en su día, abandonó la Masía destino Manchester siendo menor de edad. Se marchó con 16 años y podría regresar a casa con 19. Piqué no es eterno y el defensa del City parece la prioridad de la directiva azulgrana para sustituirle. En caso de no poder firmarlo, la opción secundaria sería Pau Torres. El central del Villarreal, de 23 años, también cuenta con el interés de otros grandes de Europa.

La lista de nombres suena infinita… y no incluye a Erling Haaland y Kylian Mbappé, de 20 y 21 años, que ya han confirmado públicamente que continuarán la próxima temporada en Borussia Dortmund y PSG. Si algo nos ha enseñado la crisis del coronavirus, es que el futuro es impredecible. El mercado de fichajes ha cambiado. Antes los clubes se protegían con veteranía. Ahora lo hacen con juventud.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar