Deportes

«El desastre del Barça, jugador a jugador sin paños calientes»


Piqué y Messi, contra Osasuna
Piqué y Messi, contra Osasuna
AFP

El Barça ha sido un cuadro. Abstracto, con demasiados borrones, difícil de ver. Repaso uno a uno de todos los futbolistas azulgranas en una Liga para olvidar. De los 28, se salvan muy pocos.

Ter Stegen adivinó lo que se venía allá en Praga y pocos le creyeron. Su peor cifra de goles encajados en Liga sin bajar su nivel. Negocia la renovación.

Neto, el ‘trueque salvabalance’ del año pasado por Cillessen, cuatro partidos, siete goles encajados, un partido de Copa… y K.O. en la Supercopa.

Semedo se quiso ir. Le buscó Simeone, pero el caso Griezmann le cerró la puerta. Se tanteó un trueque con el City por Semedo en enero. Sigue alternándose con Sergi Roberto y sigue siendo capaz de bordarlo y arruinarlo en dos jugadas consecutivas. Se saltó el protocolo de LaLiga para irse a una cena. En el mercado.

Sergi Roberto, el eterno centrocampista que siempre acaba jugando más de lateral. Por primera vez, también en el mercado.

Piqué, portavoz y capitán, líder y alma del equipo. Un sostén que ha evitado males mayores. Empezó criticando la gira de verano y acabó con el VAR. Por el medio, su único gran triunfo de la temporada: la Copa Davis. 33 años. 19 amarillas.

Lenglet, intocable con Valverde, perdió la indiscutibilidad con Setién. Poco que reprochar.

Umtiti se agarró a la silla… y ahí sigue. Entre la silla y la camilla.

Jordi Alba, a ráfagas, poco que ver con la versión pre renovación de la temporada pasada. Dos lesiones musculares. No ha borrado su noche de Anfield. 31 años.

Junior Firpo. Nada ver con el que vestía de verdiblanco. Todos los boletos para entrar en la operación Lautaro.

Wagué se marchó al Niza después de tres partidos. Y allí, tras cinco encuentros, llegó el confinamiento. No se cuenta con él.

Todibo, con cuatro centrales y uno de ellos Umtiti, se le cedió al Schalke. Tres partidos aquí y 10 en Alemania. Acabó lesionado.

Araujo, cuarto central desde enero. Le expulsaron en su debut contra el Sevilla. Poco tiempo para evaluarle, los informes son buenos de cara a futuro.

Busquets, primer año en el que se vio sin jugar partidos importantes. Cuando mandaba Valverde. Con Setién, volvió a ser indiscutible. 32 años.

De Jong la toca y va al espacio, pero pocas veces se la dan. Quién le iba a decir que le entenderían mejor en el Ajax que en el Barça. Pinta mejor ‘5’ que ‘8’. Se lesionó en el peor momento.

Arthur pasó de ser el nuevo Xavi a un mero activo para cuadrar las cuentas. No quería irse, pero le obligaron. Un fichaje para 10 años que duró dos. Algún partido bueno, ninguno completo, y más de alguna leyenda urbana que no le hizo ningún bien. Será recordado por su bostezo el día que el Barça se jugaba LaLiga.

Rakitic, ‘que me venden, que me quedo’, el verano pasado, en enero y ahora otra vez. A este paso acaba renovando. 32 años.

Arturo Vidal, el jugador que denunció al club reclamando un pago en el que no tenía razón. Símbolo de la confusión en la que vive el Barça entre el estilo y el resultado. Ocho goles en LaLiga. A este paso se queda otra temporada. 33 años.

Riqui Puig, un noi al que se pueden agarrar para la tormenta que se viene. Entiende y juega como se hacía en los buenos tiempos. Más flequillo y menos cresta.

Aleñá, el único cedido que sí aprovechó el cambio de equipo (Betis) para jugar lo que no jugaba en Barcelona. Aunque tampoco se ha ganado el sitio para volver con garantías.

Rafinha jugó tres partidos y todos de titular antes de su cesión al Celta. Una paradoja en sí misma. Siempre queda la sensación que puede ser muy aprovechable de azulgrana, pero se le agotan las páginas.

Dembélé, ay Dembélé, tres años en el Barça, dos y medio lesionado. Le expulsaron por protestar aunque «no sabe hablar». Va a por la cuarta oportunidad. Su fichaje anda por 125 millones. Lleva 74 partidos. Uno más y otros cinco kilazos. Todo buenas noticias con El Mosquito.

Griezmann está para otro documental con su primer año en el Barça. La decepción. Entre que no es de hablar mucho, Messi tampoco y sigue sin encontrar su hueco, acabó de suplente… y lesionado, él, que nunca se lesionaba.

Luis Suárez, 33 años y una rodilla con dos operaciones en menos de un año. Posiblemente, el mejor ‘9’ de la historia del Barça. Dijo que para algo están los entrenadores. Se desconoce si alguien le contestó que el delantero del Barça también está para meter un gol fuera del Camp Nou en Champions, que lleva así casi cinco años.

Ansu Fati, el otro noi con el que se puede soñar. Tiene gol y hambre. Y se entiende con Messi.

Braithwaite no se vio en otra. 18 millones, un gol.

Carles Pérez estaba viviendo su sueño y de repente estaba en Roma. Tuvo su momento al inicio de temporada pero con él, como con otros, primó lo económico.

Collado, una de las perlas que viene, autor de golazos con el B, jugó cinco minutos en Mestalla. Lesionado para el playoff.

Messi, en su peor versión en más de una década. Parecida a la del año del Tata. Con el mismo resultado. 33 años. ¿Su last dance?

Source: marca.com

Etiquetas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar