Deportes

El fin de Mixer: crónica de una muerte anunciada


Mixer
Mixer

Las plataformas de streaming de vídeo han ganado en los últimos años una grandísima cantidad de audiencia. Gracias al éxito de Twitch, muchas otras compañías han querido subirse al carro del fenómeno streaming y tratar de coger un trozo del pastel. Algunas, como es el caso de YouTube, lo han conseguido. Otras en cambio han fracasado en el intento. Y una de las muchas que no lograron sostenerse es Mixer, quizá la más sonada de las que fracasaron.

Pero, ¿es el fracaso de Mixer algo que se veía venir o fue una cuestión de mala suerte? Para responder a esta pregunta debemos echar un vistazo a las causas.

La primera razón y quizá la más obvia es la abrumadora popularidad con la que ya contaba Twitch en el mundo del streaming. Fue de los pioneros en apostar por el streaming, y llegando años después de él es complicado resaltar entre decenas de nuevos servicios que aparecían año tras año.

Pese a esto Mixer lo logró, posicionándose como una de las más vistas de entre todas las plataformas de contenido de streaming. Incluso trató de innovar en la fórmula, dándole a los espectadores la posibilidad de interactuar de muchas más formas con sus creadores de contenido favoritos.

Pero incluso con nuevas funcionalidades y el apoyo de un gigante como Microsoft, Mixer no logró nunca diferenciarse lo suficiente de Twitch. Esto inevitablemente hace que sea muy complicado atraer público que ya le es fiel a la plataforma morada, porque si la experiencia va a ser la misma, ¿por qué cambiar de lugar?

Incluso el propio director de Xbox, Phil Spencer, habló sobre las razones por las que tomaron la decisión de abandonar Mixer:

«Quedó claro que el tiempo necesario para hacer crecer nuestra propia comunidad de transmisión en vivo estaba fuera de medida con la visión y las experiencias que queremos ofrecer a los jugadores, por lo que hemos decidido cerrar Mixer»

Lo que catapultó a Mixer a ser conocido por gran parte de la comunidad de Twitch fueron precisamente los fichajes millonarios que decidieron hacer para tratar de atraer potencial público. El más sonado por todos, Ninja, se especula que costó a la compañía entre 20 y 30 millones de dólares.

Esta estrategia de fichajes tan agresivos era cuando menos arriesgada, pues prácticamente se dió por hecho que las cifras que los creadores de contenido lograban en Twitch se trasladarían a Mixer. A la hora de la verdad, no podían estar más equivocados. Shroud, otro popular fichaje de Mixer, tan solo pudo traer consigo al 15% de sus espectadores en Estados Unidos, según unas filtraciones de StreamMetrics.

Las grandes inversiones en contratos de exclusividad, sumadas al pobre desempeño que terminaron teniendo los streamers traídos a la plataforma mediante este contrato, han supuesto un golpe mortal para Mixer. Sin embargo, hay otra razón fundamental que explica su fracaso.

Antes de ser adquirida por Microsoft, el nombre que tenía la plataforma era Beam. Sin embargo, tras la aparición de los ejecutivos de Microsoft, parece que el ambiente dentro de la empresa pasó a ser completamente opresivo y machacador. Por si fuera poco, el número de trabajadores con los que contaba Bean ya era de por sí reducido, por lo que añadir aún más carga de trabajo fue demoledor.

Esta situación llevó a los fundadores de Mixer a abandonar la empresa, tras lo que la moral del equipo se desplomó. A todo esto debemos sumar las graves acusaciones que fueron surgiendo a lo largo de los últimos años: racismo por parte de los ejecutivos de Microsoft, entorno de trabajo tóxico, nula atención por las necesidades de los trabajadores…

Con semejante situación aconteciendo de puertas para dentro, es difícil pensar que Mixer tenía siquiera la más mínima oportunidad de medirse contra un titán como lo es Twitch.

Mixer aún está activo y podemos ver contenido en su página. Sin embargo, a partir del 22 de julio todas sus aplicaciones y enlaces web van a ser redirigidos a Facebook Gaming. Tal vez entre ambas plataformas encuentren la forma de amasar una gran audiencia que pueda competir con la de Twitch. Y es algo que van a necesitar, pues ni juntándose se acercan siquiera a la plataforma líder.

Facebook Gaming tratará de aprovechar la gran ventana de audiencia que le ofrece Facebook con su amplia cantidad de usuarios, así como mantener la exclusividad de algunos de los streamers con los que contaba Mixer. Ninja y Shroud parece que no van a continuar, pero hay muchos otros por los que, tal vez, sí que debamos visitar la plataforma de Mark Zuckerberg para poder disfrutar de su contenido.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar