Deportes

¿Han cambiado el fútbol los 5 cambios y el ‘cooling break’?


¿Han cambiado tanto el fútbol los cinco cambios y el 'cooling break'?
Ángel Rivero

Cinco cambios por partido y «tiempos muertos» de dos minutos en el 30′ y 75′ de cada partido. Esas fueron las medidas tomadas por la LaLiga, de acuerdo con la International Football Association Board (IFAB), para la reanudación de la competición post coronavirus. Los más puristas del balompié tildaron de excesivas las medidas, argumentando que la esencia del fútbol se había visto adulterada. Mientras, los más vanguardistas veían con buenos ojos las innovaciones llevadas a cabo para hacer más llevadera la vuelta a la falsa normalidad.

Ahora, después de que se hayan disputado las 11 jornadas que restaban y con el campeonato de Liga ya finalizado, es el momento de sacar conclusiones basadas en lo más objetivo que tiene el deporte: la estadística.

Fue una medida aplaudida por la mayoría de cuerpos técnicos de LaLiga. Jugar en 39 días 11 partidos es una carga física a la que los jugadores no están acostumbrados. Además, a eso hay que añadir que todos los partidos se han disputado con unas temperaturas más elevadas de lo normal. Por ello, los entrenadores, en general, han hecho uso de ellos.

Se han hecho un total de 88,9 cambios por partido de un total de 100 que tenían disponibles los entrenadores cada jornada. El equipo que más ha utilizado la nueva norma han sido Sevilla y Levante con 4,9 cambios por partido cada uno, y el que menos el Real Madrid de Zidane con 4.

Está claro que todos han utilizado este cambio en el reglamento, pero ¿realmente ha cambiado el resultado de los partidos? Un total de 48 goles han marcado jugadores que han salido del banquillo, siendo únicamente seis anotados por futbolistas que entraron al terreno de juego en la cuarta o quinta sustitución. O lo que es lo mismo, un 12,5% de los goles aportados por el banquillo han sido trasformados por el cuarto o quinto jugador sustituido. Si la estadística se compara con el total de goles marcados en los 110 partidos disputados tras el confinamiento, solo el 2,3% de los goles de las últimas 11 jornadas.

Pero en los goles no únicamente interviene el jugador que lo anota, sino que parte muy importante de ellos es la asistencia. Por ello, sería injusto solamente basar las conclusiones en los goles sin analizar también este aspecto. De las 27 asistencias que han repartido jugadores que han entrado desde el banquillo en estas últimas jornadas de liga, solo cuatro han sido obra de un cuarto o quinto cambio. En términos de porcentajes, el 15,3% de los pases de gol los han dado estos jugadores. Es decir, el 1,5% de los goles post Covid han sido asistidos por jugadores entrados al campo en cuarto o quinto lugar.

Sumando los dos aspectos claves para la consecución de un gol, los datos muestran que la nueva norma ha generado únicamente diez goles, el 3,9% del total. Conclusión: los cuartos y quintos cambios no han tenido repercusión en el desenlace liguero.

El cooling break, o tiempo muerto como muchos lo han denominado, fue la otra gran implantación para las 11 jornadas que faltaban por disputarse. Se trata de dos minutos de descanso para refrescarse una vez pasada la primera media hora de cada parte. Algunas voces de peso criticaron esta medida argumentando que rompía el ritmo del partido, e incluso las palabras del entrenador podían cambiar la tónica del encuentro.

Según los datos de la últimas jornadas, 35 de los 257 goles totales se han anotado entre los minutos 31′ y 45′ de juego (añadido incluido), y 66 entre el 75′ y 90′ (añadido incluido). Traducido a porcentajes, el 14% de los goles totales han subido al marcador entre el 31′ y el 45′, y el 26% entre el 75′ y 90′. En total: el 40%.

Los números muestran que una gran cantidad de goles se han marcado en esos minutos, pero ¿cuál era el porcentaje pre coronavirus? Paradojicamente, ¡el mismo! En la etapa de temporada previa al Covid, el porcentaje total era calcado: un 40%. La única diferencia radicaba en que el porcentaje de goles entre el 31′ y 45′ era del 16%, y el del tramo de partido que iba del 75′ al 90′ era del 24%. Dos puntos de diferencias en ambos intervalos que acaban contrarrestándose.

Al final, el fútbol ha demostrado que por muchos cambios que se produzcan en algunas reglas, el resultado tiende a ser el mismo. Cada medida que se tome siempre tendrá defensores y detractores. Pero los números y la experiencia han demostrado que al final es lo de siempre.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar