Deportes

La explosión definitiva de Tyler Herro pone a los Celtics contra las cuerdas

Playoffs NBA 2020 El rookie firmó una actuación memorable con 37 puntos (22 en la segunda parte)

Los Miami Heat acarician Las Finales al ritmo de Herro

Los Miami Heat lo tienen en su mano. 48 minutos les separan de sus sextas Finales, las primeras en seis años. Destacar a un nombre propio es difícil cuando es una franquicia que reúne esfuerzo, sacrificio, talento y generosidad a partes iguales. Sin embargo, Tyler Herro, un joven imberbe que sale desde el banquillo, fue el detonante para poner a los de Florida 3-1 por encima en la serie.

La cruz de la moneda la protagonizan los Celtics. Ellos mismos se alejan de Las Finales. Después de ganar el tercer encuentro, con la moral por las nubes, Hayward de vuelta y cuatro días para recuperarse, las 19 pérdidas fueron una losa imposible de levantar. A ello, hay que añadir los cero puntos en la primera mitad de Tatum, el 3/12 en tiros de campo de Smart (además de tres pérdidas en el último cuarto) y algunas decisiones de Stevens difíciles de comprender: mantuvo en pista a Theis 30 minutos (-14 el diferencial con el alemán en la cancha) por Robert Williams, que estuvo 12 minutos (+10 para los suyos con él sobre la cancha).

Ambos técnicos sacaron sus quintetos habituales. Los primeros compases fueron de tanteo. Butler por un lado y Walker por el otro, intercambiaban canastas. Cada uno a su estilo. El escolta se probaba en la media distancia y el base desde el triple. A cuatro minutos de finalizar el cuarto, y con la segunda unidad en pista, Spoelstra decidió introducir la defensa en zona 2-3. Los Celtics, a remolque, volvían a rememorar las dificultades que la misma les ocasionó en los dos primeros partidos de la serie, pero la ineficacia de los Heat en el tiro hizo que solo mandaran por un punto (23-24) tras los primeros 12 minutos.

Este cuarto perteneció a un nombre propio: Tyler Herro. El «rookie», con descaro, lanzaba a canasta con un acierto por encima de lo normal. Hubo triples, media distancia y penetraciones a aro pasado. Ejecuta el lanzamiento de manera veloz, limpia y sobrada elegancia. Para ello, se ayuda de los bloqueos indirectos que le ponen los compañeros. En especial le resultan beneficiosos los de Adebayo. En sus primeros nueve minutos en pista 11 puntos y al descanso 15. Tatum, como estandarte de los de Massachusets, tenía una noche aciaga. No fue capaz de anotar un solo lanzamiento ni de provocar faltas de tiro. Cero puntos al descanso. Además, ‘los verdes’ sumaban 11 pérdidas de balón y bajo acierto de cara a canasta. Sin embargo, la mejor noticia era que con medio partido por disputar solo estaban seis puntos por debajo (44-50).

La vuelta a la pista aumentó la diferencia. Con tres minutos jugados, tres tiros libres de Robinson y un triple de Dragic, puso a los Heat (58-46) en ventaja. Entonces, todavía a tiempo, apareció Jayson Tatum. Su segunda parte fue escandalosa (28 puntos). Impartió una cátedra en el tiro. Alternaba tiros de 4-5 metros con triples. Los Celtics, con orgullo, se aferraban al partido. Brown, silencioso, hacía de escudero. Una opción más en un equipo que , hasta este encuentro, se presentaba con sus cuatro estrellas, de promedio en la serie, por encima de las 20 unidades. Spoelstra, astuto, ordenó a Herro volver al partido. El novato respondió como mejor sabe: metiendo canastas. El recital iba camino de ser histórico. No se arrugó. Además, Adebayo impuso su superioridad física en la zona y capturó rebotes ofensivos que les otorgaron nuevas oportunidades y sacó faltas a sus rivales que le enviaron a la línea de tiros libres. No obstante, el partido estaba en un pañuelo (77-76 para Miami) y un cuarto por jugar.

Herro contra el mundo. De inicio realizó un triple y una canasta desde la bombilla. Delante se encontró a Hayward y Walker. Incluso se sumó a la fiesta Theis que le otorgó a su equipo (85-84) la primera ventaja desde el 25-24. Había motivos para creer. ‘Spo’ sabedor de lo que había en juego, disminuyó la rotación. Esto se tradujo en más minutos para los pilares básico de la plantilla. Iguodala robaba, Adebayo reboteaba y Herro anotaba (30 puntos a seis minutos del final). Cada uno en su rol cumplía. Primero un triple a más de ocho metros, del ’14’ de los Heat, y, para finalizar, una canasta rectificada a pase de Butler pusieron la puntilla a los Celtics que se agarran a un clavo ardiendo para seguir vivos en los Playoffs de ‘La Burbuja’.

El novato de Wisconsin marcó la diferencia en el partido con su mejor actuación hasta la fecha al anotar 37 puntos con 5 de 10 desde el triple. También destacó el buen partido de Jimmy Butler (24+9) y Bam Adebayo que terminó con un doble-doble de 20 tantos y 12 rebotes.

El sábado, a las dos de la mañana, se disputa el quinto partido. Los Heat llegan con margen pero tal vez sea mejor no fiarse de un rival que ha de salir con el cuchillo entre los dientes en busca del reto que tienen delante: Las Finales.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar