Deportes

La plantilla del Real Madrid no cree que sea necesario fichaje alguno

Real Madrid Tampoco lo entenderían un gasto extra ante la segunda e inminente rebaja de sueldo

Zinedine Zidane es manteado por sus jugadores en la celebración del...
Zidane es manteado tras ganar LaLiga
Ángel RiveroMARCA

El Real Madrid terminó la pasada temporada ganando el campeonato de Liga, el número 34 de su historia, dejando atrás al Barcelona y a los otros dieciocho equipos con cierta holgura. Cierto es que lo mostrado no le valió al equipo madridista para competir en Europa ante el Manchester City, pero en el vestuario no entienden el debate aparecido alrededor del equipo y la imperiosa necesidad de reforzar al once blanco, multiplicada tras el empate ante la Real Sociedad. Creen que nadie o muy pocos valoran que este primer partido ha llegado después de tan solo tres semanas de preparación y con un partido de pretemporada ante el Getafe en las piernas. Los de Zinedine Zidane pasaron del Etihad al Reale Arena con 13 días de entrenamiento y el amistoso de Valdebeas ante los de Bordolás como trabajo en el extraño verano vivido por todos.

Los jugadores confían en sus posibilidades y mantienen que con lo que hay volverán a ganar LaLiga. No tienen dudas sobre las posibilidades del equipo blanco en el campeonato doméstico. Lo dicen convencidos y respetando a todos los rivales, pero seguros de sí mismos y del valor de unos jugadores que se sienten capaces de todo, con el capitán a la cabeza.

El carácter Sergio Ramos ha calado en muchos de sus compañeros y el grupo tiene el sentimiento ganador que en cada partido demuestra el internacional español. Toni Kroos ha sido el último en declarar ese convencimiento con el discurso de Ramos, hasta definir al andaluz «como el mejor capitán que ha tenido». El central tiene llegada y es respetado por todos, dirigentes del club y aficionados, incluidos.

El vestuario no es ajeno a todo lo que se habla y se dice a su alrededor. Los pesos pesados del grupo no hablan de reforzar la plantilla y la necesidad de que lleguen fichajes, algo que si habían hecho en temporadas pasadas, en especial tras el adiós de Cristiano Ronaldo. Mantienen que con lo que hay pueden rubricar una gran campaña pese a las dudas que han aparecido tras el partido ante el Manchester City y el inicio liguero ante la Real Sociedad.

El grupo está tranquilo. Sabe de la exigencia, pero cuando los jugadores hablan del gol y del rendimiento europeo de la pasada temporada se acuerdan de las lesiones de Asensio y Hazard, de los que esperan y confían vuelvan a su mejore versión y sumen esos goles que se quedaron en el camino durante la pasada campaña.

El otro argumento del que hablan los jugadores es que es cierto que falta ese goleador como era Cristiano Ronaldo, pero tiran de estadísticas, esas que dicen que fueron 22 los jugadores que marcaron a lo largo de la temporada hasta esos 99 goles en los que se quedaron en 51 partidos, con Benzema a la cabeza con 27 en todas las competiciones, por los 13 de Ramos.

Además, hay un añadido económico al asunto y del que a plantilla no escapa. Con la segunda rebaja del sueldo ya dibujada en el horizonte y que pronto será oficial y después de la sufrida durante la temporada pasada, que llegó acompañada de renuncia a las primas, tal y como adelantó MARCA, los jugadores no entenderían la llegada de un fichaje. Desde el club han hecho llegar al vestuario el mismo mensaje que a los medios de comunicación: «No habrá fichajes», decisión compartida por completo por el grupo capitaneado por Sergio Ramos.

La sintonía entre el club y los jugadores es total. No hay fisuras. Los jugadores entienden lo que está sucediendo y comparten la inquietud de los dirigentes ante lo que viene sin aficionados en la grada. Asumen las decisiones que se están adoptando.

Con Zidane la relación es normal, correcta. Como sucede en todos los grupos el que juega más, ve al técnico con mejores ojos y al contrario los que no juegan tanto. El francés habla lo justo con los jugadores, que le respetan por lo que ha logrado y por su manera de llevar el grupo.

El ambiente que hay en el grupo es bueno. La baja de Bale, al que valoran como jugador pero del que dicen que ya había desconectado hace mucho, no ha sido ningún trauma para un grupo que ha recibido a Odegaard con los brazos abiertos.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar