Deportes

Lo nunca visto en Fórmula 1

F1 – GP Gran Bretaña 2020 Pirelli investiga el triple pinchazo final que pudo voltear el campeonato

Hamilton, mirando el neumático de su Mercedes tras la carrera de...
Hamilton, mirando el neumático de su Mercedes tras la carrera de ayer.
EFE

De la vuelta 50 a la 52 del Gran Premio de Gran Bretaña, a punto estuvo de darse la vuelta toda la clasificación de la carrera y el campeonato. Ni los más viejos del lugar recuerdan un triple pinchazo tan dramático. Quedarse sin gasolina sí se ha dado, e incluso en Monaco 82 hubo cinco cambios en las tres ultimas vueltas, por accidentes, falta de combustible y averías, pero con lo de ayer pudo salirse Hamilton y dejar a Bottas líder de la carrera o el campeonato, pudo ganar Verstappen sin problemas, pudo subir al podio Sainz… o todo lo contrario, «porque era una lotería de a quíen le tocaba y quién podía seguir en pista», decía Carlos.

Pirelli investiga si lo ocurrido vino por los trozos del alerón del Alfa Romeo de Raikkonen, pero la misma rueda en los tres casos habla más de que se estiró al límite de vueltas el neumático duro, casi 40 por las salidas del coche de seguridad, en el peor circuito posible, con unas fuerzas laterales demoledoras.

«Por descontado estamos investigando qué es lo que ha ocurrido con los neumáticos de los dos Mercedes y el McLaren de Carlos Sainz en las últimas dos vueltas de la carrera. Lo que sabemos por descontado es que las cubiertas implicadas acumulaban muchas vueltas, casi 40, algunas de las cuales, eso sí, en condición de coche de seguridad. Las neutralizaciones, por cierto, han tenido una gran influencia en el Gran Premio, especialmente la segunda de ellas, que ha llevado a casi todos los pilotos a pasar por boxes e iniciar un largo segundo stint. Una vez realicemos un completo análisis de lo sucedido podremos comprender la situación, cuyas conclusiones, sin duda, serán de gran utilidad para la cita del próximo domingo», aseguró Mario Isola, responsable de Pirelli en la Fórmula 1.

Bottas pudo seguir casi una vuelta porque, como a Hamilton, se le destruyó la banda de rodadura, pero se mantuvo en la llanta, aunque el finés tuvo que entrar y Lewis se salvó por los pelos ya que la suya sí era la última vuelta. Carlos no pudo ni elegir porque estalló su neumático y tuvo que cambiarlo perdiendo el cuarto y merecido puesto.

Hamilton reconoció que «iba rezando dentro del coche para llegar a meta porque mi ingeniero me decía los segundos que perdía con Verstappen». Un Max que entró a montar gomas frescas para atacar la vuelta rápida pese a que Bottas ya había pinchado. No se olieron la tostada, porque de haber seguido en pista, habría ganado una carrera en uno de los finales más épicos de la historia reciente de la F1. «Decidimos parar para intentar la vuelta rápida y en ese momento era la decisión adecuada, no podíamos prever lo de Hamilton, así que he sido afortunado y desafortunado porque nos regalaron el segundo», aseguró.

Source: marca.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar