DeportesSalud

«Una mezcla explosiva en Berlín»

Berlín acogió ayer una multitudinaria manifestación en la que participaron grupos antivacunas, teóricos de la conspiración, ultraderechistas y ciudadanos afectados por las restricciones a causa de la COVID-19. Las imágenes se hicieron virales porque la gran mayoría no llevaba mascarilla ni guardaba la distancia interpersonal de seguridad.

Las reacciones entre la prensa y las autoridades germanas no se han hecho esperar. Olaf Sundermeyer, experto en movimientos de ultraderecha, afirmó que «muchos creen que han sido sistemáticamente engañados y que el coronavirus realmente no existe».

El diario TAZ describió con cierta sorna lo vivido ayer en la capital germana: «En cualquier lugar donde se mezclen la bandera de Alemania, la de Rusia, la del Imperio Alemán y símbolos de paz se vivirá cómodamente en la locura. Y el centro de Berlín no fue la excepción el sábado. El mismo día en que la OMS reportaba 292.000 nuevos casos de coronavirus en todo el mundo en apenas 24 horas, frente a la Puerta de Brandeburgo se reunían personas bajo el lema ‘El fin de la pandemia – Día de la libertad».

Mezcla explosiva

En una línea similar se expresó el semanario Der Spiegel: «Una mezcla explosiva se reunió en Berlín para manifestarse contra la política anticoronavirus del gobierno: ideólogos junto a frustrados. Mientras, los populistas aprovechan la ocasión para sus propios intereses. Al comienzo de la marcha, los manifestantes se pusieron las manos en el pecho para meditar».

Por su parte, Der Tagesspiegel describió de la siguiente manera la situación: «Bienvenidos al estado de excepción berlinés. Durante dos horas avanza la muchedumbre por la calle Leipziger y en esas dos horas apenas se ve un policía. Ni para controlar el tráfico ni para poner fin a una protesta en la que, digámoslo, no se respetaron las normas de higiene ni la distancia física. Al contrario: los periodistas que usaban mascarillas eran acosados e insultados: ‘Idiotas’, les gritaban».

Críticas de las autoridades

Tras estos hechos, algunos mandatarios reaccionaron para valorar lo ocurrido. Michael Müller, alcalde berlinés, criticó que los manifestantes no entendían los hechos, además de poner en riesgo a otras personas. Jens Spahn, ministro de Salud, respetó la concentración, «pero no así», por lo que exigió respetar «la distancia, las normas de higiene y el uso de mascarillas para protegernos entre todos«.

Situación en Alemania

Pese a que el país germano ha sido de los más exitosos a la hora de contener la pandemia, en los últimos días ha visto cómo han aumentado los contagios. Las cifras rondan las 800 personas, frente a las 250 o 300 de principios del mes de junio, lo que ha elevado la preocupación entre los responsables sanitarios.

Source: as.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar