España

Dirigentes del PP piden a Pablo Casado que rebata a Santiago Abascal en la moción: «Tiene que ser él»


Moción de censura de Vox
BAJO REGISTRO

Actualizado
Martes,
20
octubre
2020

09:18

El presidente del PP minimiza la moción de censura contra Pedro Sánchez y advierte de que no revelará su voto hasta el final


Pablo Casado: La moción de censura «es un tema que no me importa nada»

Pablo Casado no quiere que se hable de la moción de censura de Vox porque la considera una «cuestión menor». Por eso no ha anunciado cuál será el sentido del voto del PP en el envite parlamentario que comenzará este miércoles. Pero ha ocurrido lo contrario: esa indecisión ha conseguido que se hable aún más de los populares en las horas previas a la sesión plenaria, ya que es el único gran partido que no se ha decantado aún.

Al menos, en público, porque en Génova aseguran que la posición e

stá perfilada desde hace varios días, pero que será Casado el que tenga la última palabra: abstención o «no». Y que quiere esperar a este miércoles para comunicarla a sus diputados, primero, y hacerla pública, después.
La incógnita que se despeja es la de quién subirá a la tribuna de oradores a rebatir desde el PP a

Santiago Abascal

. Fuentes de toda solvencia consultadas por este diario aseguran que será Casado. Pero por los cauces oficiales de Génova se niegan de plano a confirmar esa decisión. Otros, simplemente lo desean y se lo piden al presidente: «Tiene que ser él».
El hermetismo es total: nada se da por cerrado ni definitivo. Ni siquiera después de que se supiera que tanto el presidente del Gobierno,

Pedro Sánchez

, como el vicepresidente

Pablo Iglesias

harán uso de su prerrogativa gubernamental

para contestar

a Abascal sin límite de tiempo (los grupos parlamentarios tienen un máximo de 30 minutos para confrontar con el líder del tercer partido de la Cámara).

El ‘no’ frente a la abstención

En el Comité de Dirección del PP no se habló este lunes de la moción de censura. «Hoy, de justicia sólo», reconocían las fuentes consultadas. Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los dirigentes de la cúpula

popular

prefiere votar «no», como

adelantó

este diario el pasado jueves. «Aquí no hay debate. Toda la cúpula está más en el ‘no’ que en la abstención», reflexionaba entonces un dirigente. No en vano, en Génova creen que ésta es una moción contra el PP, no contra el Gobierno.
Pero Casado negó, en una rueda de prensa, que el PP no tenga «clara» su posición. No están «deshojando la margarita», dijo, sino que la tienen clara desde «hace meses», concretamente desde 10 minutos después de que Vox la anunciara el pasado

mes de julio

. «La conocemos y la daremos a conocer donde corresponde y cuando corresponda», insistió, aunque algunos dirigentes regionales han asegurado que les ha consultado sobre el sentido del voto. «Él siempre consulta mucho cada decisión, pero no significa que no la tenga clara», juzga un dirigente.
El PP no apoya la moción de Abascal por la sencilla razón de que «los números no dan» y, por tanto, «sólo sirve para reforzar a Pedro Sánchez», e incluso para facilitar el agrupamiento de sus posibles socios presupuestarios. De esta manera, el partido liderado por Santiago Abascal tan sólo cuenta, hoy por hoy, con el voto de sus 52 diputados, muy lejos de los 176 que necesitaría para que la moción prosperase.

«Estamos con la España real»

Preguntado por esto este lunes, Casado le

restó importancia

a la iniciativa política de Vox: «No voy a gastar ni un minuto en ese tipo de cuestiones menores». «Nuestra postura quedó fijada hace semanas», dijo, a pesar de que el PP no ha decidido aún, oficialmente, si abstenerse o votar que no. «No hemos hablado de la moción de censura en el comité de dirección», confirmó. «Es un tema que no me importa nada».
Después, insistió en que no quiere comentar este trance parlamentario: «Ya he dicho todo lo que tenía que decir». «Nosotros estamos con la España real. No voy a dedicar ni un minuto a cuestiones que no importan a nadie y que no valen para nada», subrayó el presidente del Partido Popular.
A su juicio, dedicarse a la moción «significa no dedicarnos a dar la batalla por la independencia, educación o sanidad». Preguntado por la defensa de «no votar no» que ha hecho la ex portavoz popular en la Cámara Baja,

Cayetana Álvarez de Toledo

, Casado sorteó el debate sobre si se trata de un desafío a su liderazgo, y aseguró que «no ha lugar la libertad de voto» en esta ocasión, ya que esa previsión parlamentaria sólo opera «en temas morales o de conciencia», según los estatutos del PP. Es decir, que todos los diputados deberán votar lo que mandate la dirección.
Casado sí quiso enumerar las cosas en las que se ha centrado su partido desde que Abascal anunciase que presentaría una moción para intentar echar a Pedro Sánchez de La Moncloa. Por ejemplo, dijo que el PP ha ganado «recursos» contra decisiones del Gobierno para atajar la pandemia del

coronavirus

, ha «liderado» la «rebelión de los alcaldes» contra el Ministerio de Hacienda por el uso de los remanentes económicos de los ayuntamientos, ha planteado una iniciativa ante la «contrarreforma educativa» del Gobierno, otra contra la

okupación

ilegal, un plan de choque alternativo para poner fin a los «estragos sociales» de la pandemia y, sobre todo, una proposición de ley para despolitizar el Poder Judicial.
Esto último era el verdadero motivo de su rueda de prensa, pero al no haberse decantado sobre la moción, el consabido foco cambió hacia allí sin remedio.

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Source: elmundo.es

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar