España

Maje tentó a otro de sus amantes para que matara a su marido: «He pensado en acabar con su vida»

Juicio del ‘crimen de Patraix’

Lunes,
19
octubre
2020

18:37

Testifican los policías que trabajaron en la investigación y participaron en las declaraciones de testigos, incluido otro hombre con el que María Jesús mantuvo relaciones y que pensaba que ella le estaba «lanzando el guante» para ejecutar el plan antes que Salvador Rodrigo

Maje, en el banquillo.

Maje, en el banquillo.
EFE/ POOL

Salvador Rodrigo no fue el primero de los amantes a los que María Jesús Moreno, conocida como Maje, trató de convencer para que acabara con la vida de su marido, Antonio Navarro, el 16 de agosto de 2017. Según investigadores policiales, otro de los hombres con los Maje mantuvo una relación antes y después de su boda recibió «insinuaciones» respecto al aparente ansia de Maje por acabar con la vida de su marido, que es precisamente uno de los extremos que tratan de dilucidarse en la vista que se ha reanudado hoy en la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Así lo ha explicado uno de los agentes de la Policía Nacional que participó en los interrogatorios de testigos y en el análisis de las conversaciones mantenidas por ambos acusados en los días posteriores a la muerte del marido de ella en lo que se conoce popularmente como «crimen de Patraix».

Según este policía, uno de los ocho presentes este lunes en la vista, el otro amante de María Jesús, identificado como Tomás, aseguró que pensaba que ella le estaba «lanzando el guante» para ver si era él quien ejecutaba el plan. Y, según la investigación, cuando Antonio descubrió en el teléfono móvil de su mujer que le era infiel con este otro hombre, a principios de junio de 2008, él puso de patitas en la calle a Maje. «Antonio le puso las maletas en la puerta«, ha confirmado el policía. No consta que hubiera violencia física o psíquica en ese momento. Maje pasó esos días, desde un domingo a un miércoles, en casa de Tomás.

El citado Tomás, que declarará como testigo en el juicio, reaccionaba con indignación cada vez que Maje le hacía ver lo mal que lo pasaba con su marido. De hecho, el autor material de la acción criminal, Salvador Rodrigo, admitió que ella le había convencido de que era víctima de malos tratos, un extremo que por el momento no se ha acreditado en la investigación. «Te juro que he pensado en acabar con su vida», habría dicho Maje a Tomás, según ha explicado el agente que transcribió las conversaciones. «Sí, yo también», habría admitido él, «pero no vale la pena que destroces tu vida por una rata como él».

Conversación con un agente al lado

En su declaración ante la Policía, el amante de Maje matizó sus expresiones y admitió que las hizo «en caliente» y que lo que él quería era «ayudar» a la mujer con la que se relacionaba. Y que, visto en perspectiva, luego se convenció de que ella le habría estado tentando para ejecutar su presunto plan. En esa conversación, ella le habría manifestado que «sentía» que por culpa de ella «tuviera ganas de matar», algo que él negó en su declaración.

El engaño en el que supuestamente Maje trató de enredar a Tomás tuvo algún otro detalle llamativo. Según él mismo señaló y han ratificado los agentes, María Jesús le hizo hacer creer que su marido Antonio estaba enfermo de cáncer y que iba a morir de forma inminente. A finales de junio de 2017, es la propia Maje quien, en dos conversaciones distintas, «informa» a Tomás de que Antonio iba a ser ingresado en un hospital prácticamente para vivir sus últimos días.

Cuando, tras la muerte a cuchilladas de Antonio, su mujer supo que la Policía iba a interrogar a su amante, ella misma le llamó para pedirle que no le dijera a la Policía la supuesta (y falsa) enfermedad mortal de su marido y que ella tenía intención de separarse. «Nos quedamos sorprendidos», admitió el policía cuando Tomás les contó este pasaje de su relación con la viuda.»Ahora lo entiendo todo», explicó el agente que argumentó este hombre cuando se le dio algún detalle del caso.

Los siete tomos de la investigación incluyen decenas de transcripciones de conversaciones a través de sistemas de mensajería entre Maje y los hombres con los que mantuvo relaciones. También de los pinchazos autorizados por el juez. El más llamativo, y que será escuchado en el juicio en la fase de prueba documental, es la conversación que Maje y Salva mantienen en la cafetería de un centro comercial de Torrent donde, supuestamente, comentan el plan criminal con el que acabaron con la vida de Antonio.

Además de tener intervenida esa conversación, un agente de policía se sentó de incógnito cerca de la mesa que compartieron María Jesús y Salvador. Entonces al menos ella ya se sabía investigada. Salva, aún atrapado sentimentalmente, le repitió varias veces que no se preocupara. «A ti no te va a pasar nada», le decía. La abogada de Salvador, autor confeso de la muerte, argumenta que su defendido era un «iluso» en manos de una «depredadora». El abogado de Maje sostiene prácticamente que Salva actuó por su cuenta.

En esa conversación, Maje y Salva trataban de «concertar» una coartada, según la Policía, entrando en detalles sobre por qué él disponía de llaves del garaje de la calle Calamocha donde, tal y como se ha acreditado, Salvador esperó escondido a Antonio y le acabó asestando ocho puñaladas con un cuchillo de cocina. «Pensábamos que ella tenía mucho que ver en la planificación del crimen, que le había aportado información a Salva y, respecto de la llave, sí, pensábamos que le había facilitado la llave para acceder al garaje», ha declarado uno de los agentes.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Source: elmundo.es

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar