España

Muere a los 110 años en Navaluenga (Ávila) María Varas, la «tía María»

ÁVILA Actualizado:21/10/2020 19:11h Guardar

María Varas Hernández, conocida popularmente como la «tía María», ha muerto en la localidad abulense de Navaluenga a los 110 años, rodeada de sus hijos, nietos y bisnietos, según ha confirmado a Efe el alcalde del pueblo, Armando García, quien ha lamentado la pérdida de «una de las abuelas de Ávila».

La muerte se produjo el martes por causas naturales y el entierro tendrá lugar en la tarde de este miércoles, para después ser inhumada en el Cementerios Municipal junto a su marido, Faustino Yuste Hernández, y dos de los cinco hijos que tuvo.

El regidor ha destacado lo «querida y admirada» que era por los vecinos de Navaluenga, un pueblo que el pasado 15 de febrero, con motivo de su 110 cumpleaños le rindió un cálido homenaje a las puertas de su casa, donde cantó con fuerza y poderío una de las coplas que aún recordaba de cuando era joven.

María Varas Hernández nació el 15 de febrero de 1910 en la cercana localidad abulense de San Juan de la Nava, donde se casó con Faustino, con quien tuvo cinco hijos, dos de ellos fallecidos, al igual que su marido, al que perdió cuando tenía 82 años, tras haber estado mucho tiempo enfermo.

Los otros tres hijos, Faustino, de 76 años, María, de 82, y Mariano, de 79, estuvieron presentes en el homenaje del pueblo, acompañados por buena parte de la familia que, junto a vecinos y la Banda Municipal, le cantaron a la tía María el «Cumpleaños feliz».

La tía María era la segunda mujer más longeva de la provincia de Ávila, la cuarta de Castilla y León y la de mayor edad de Navaluenga, un pueblo que, pese a rondar los 2.000 habitantes, cuenta en su censo con más de una decena de personas centenarias.

«He trabajado mucho, mucho. He trabajado como un hombre. Todo el trabajo que ha hecho un hombre, lo he echado yo también. Lo mismo he arado, que he rastrillado… de todo he hecho», recordó el pasado 15 de febrero con voz firme la homenajeada, tras salir en silla de ruedas de su casa.

Allí se hizo una foto muy simbólica con su bisnieta Adriana, a la que cogió entre sus piernas con solo dos años.

Ella era una de los dieciocho bisnietas de María Varas Hernández, que además contaba con diez nietas, fruto de los cinco hijos que ha tenido, de los cuales viven María, Mariano y Faustino, con el que vivía hasta ahora.

Además de hacer gala de sus dotes vocales, relató que el secreto de su longevidad radicaba en «trabajar mucho y comer poco», sin hacer ascos a ningún plato porque le gustaba todo: «Bueno y malo, malo y bueno».

Sobre su estado de salud, la «tía María» reconoció en febrero que le dolía «todo, desde las uñas de los dedos de los pies, hasta el último pelo de la cabeza», cosas de la edad, bromeó.

Ver los comentarios

Source: abc.es

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar