España

Septiembre se convierte en noviembre este fin de semana por la llegada de una masa de aire polar

El primer fin de semana del otoño llega con un temporal más propio de plena temporada, que dejará las primeras nieves del otoño en las montañas, vientos fuertes incluso huracanados, lluvia en el extremo norte, mala mar y temperaturas bajas, sobre todo este viernes, que será un día muy frío para finales de septiembre. «En muchas zonas del norte no se llegará ni a 15 grados, unos valores hasta 10 grados inferiores a los normales. En la zona centro se registrarán temperaturas propias de finales de octubre, que serán incluso de comienzos de noviembre en el Cantábrico, Navarra, La Rioja, Castilla y León y gran parte de Aragón”, destaca Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Hay avisos en 13 comunidades: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco, La Rioja y Comunidad Valenciana. Lo peor, con alerta naranjas por vientos y mala mar, el segundo nivel de una escala de tres, estará en las comunidades cantábricas, Cataluña y Baleares.

La causa, explica Del Campo, es “el efecto combinado del anticiclón de las Azores, que se está reforzando y acercando a España, y de la borrasca Odette», nombrada por Bélgica y que se mueve desde las Islas Británicas a Europa continental. Entre Odette y el anticiclón “se ha creado un pasillo de vientos del noroeste, húmedos, muy fríos y procedentes de latitudes muy altas, más allá del Círculo Polar Ártico, que arrastra y canaliza a una masa de aire muy fría”.

Esta masa polar va a llegar directamente de la Península, donde provocará una importante inestabilidad y un acusado descenso térmico. Se esperan precipitaciones intensas y persistentes el viernes y sábado en Galicia y en el Cantábrico, especialmente en el País Vasco, norte de Navarra y Pirineos. Las montañas de dichas zonas harán de muralla, por lo que al otro lado las lluvias serán menos frecuentes. “Aun así, este viernes puede llover algo en puntos de Castilla y León y haber tormentas en Cataluña y Baleares, así como en el norte de Burgos y La Rioja. En el resto, ambiente seco, con algunos intervalos nubosos”, describe el meteorólogo. El domingo aún lloverá con persistencia en el Cantábrico y Pirineos.

Además, se producirá una brusca e importante caída de las temperaturas en la Península y en Baleares, especialmente en el noreste, donde puede ser de hasta 10 grados. “Son valores que se ven muy pocas veces, en menos del 5% de los días de esta época del año”, apunta Del Campo. Las temperaturas nocturnas también serán bajas, con heladas en cotas altas de Pirineos, cordillera Cantábrica y sistema Ibérico. “Aparecerá la nieve en estas montañas, en cotas entre 1.400 y 1.800 metros. En el Pirineo de Huesca y de Lleida podrían acumularse 10 centímetros, algo nada habitual a cotas tan bajas recién estrenado el otoño”, subraya el meteorólogo.

El día más frío será el viernes, salvo en el sur de Andalucía y Murcia, donde los vientos terrales pondrán los termómetros por encima de los 30º o 32 grados. Allí todavía se registrarán noches tropicales. A partir del sábado bajarán las temperaturas en estas zonas y en Baleares, aunque los valores todavía serán allí altos, y subirán en el resto. “El sábado y el domingo todavía serán días frescos, entre tres y cinco grados por debajo de lo habitual, sobre todo en el norte”, continúa Del Campo. La semana que viene seguirán subiendo y el martes y el miércoles ya se habrán normalizado, con algo de calor incluso en el tercio sur.

Otro protagonista será el viento, que el viernes soplará con rachas muy fuertes del noroeste en la mayor parte del país. En el Cantábrico, las olas pueden alcanzar entre los cinco y los siete metros y registrarse rachas de viento de más de 90 kilómetros por hora. En el valle del Ebro, el cierzo “se irá acelerando desde la cabecera a la desembocadura”, con rachas de entre 70 y 90 kilómetros en Álava, Navarra y La Rioja, de 80 a 90 en Aragón y de hasta 100 en Tarragona. En el resto de Aragón y Cataluña habrá rachas de similar intensidad y las olas en esta última comunidad y en Baleares pueden subir a los cuatro metros, hasta cinco en Menorca. En Baleares pueden producirse rachas incluso huracanadas, de más de 120 kilómetros por hora, en picos y cabos. El sábado seguirá soplando el viento con fuerza en el noreste peninsular y Baleares y el domingo ira amainando, aunque todavía habrá rachas intensas. El temporal tiende a remitir de cara a la primera mitad de la semana, aunque continuarán las lluvias en el extremo norte. En el resto, tiempo seco y soleado.

Source: elpais.com

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar