España

UGT-A continúa la batalla judicial contra el ex trabajador que destapó la trama de las facturas falsas

Tribunales

Martes,
20
octubre
2020

01:23

El sindicato niega que manipulara el ordenador de su antiguo administrativo Roberto Macías, condenado por revelación de secretos

Roberto Macías, en el centro de la imagen, en la protesta a las...

Roberto Macías, en el centro de la imagen, en la protesta a las puertas de los juzgados de Sevilla en abril del año pasado, cuando se celebró su juicio.
GOGO LOBATO

La federación andaluza de UGT continúa la batalla judicial contra Roberto Macías, el ex trabajador del sindicato que destapó la presunta trama de las facturas falsas que urdió el sindicato para, supuestamente, financiarse de forma irregular a través de las subvenciones millonarias que recibía de la Junta de Andalucía, durante la etapa de los anteriores gobiernos del PSOE.

Las revelaciones periodísticas de EL MUNDO y otros medios provocaron que se abriera una investigación judicial que ha desembocado en la apertura de juicio oral contra la antigua cúpula del sindicato en Andalucía y sus proveedores de confianza. Se sentarán en el banquillo 15 personas, entre ellas el ex secretario general de UGT-A Francisco Fernández Sevilla, que se enfrenta a una petición de condena de la Fiscalía Anticorrupción de 7 años de cárcel. El juez ha impuesto al sindicato una fianza de 40,7 millones de euros, la cantidad supuestamente desviada.

De forma paralela a este proceso judicial, el sindicato se querelló contra Roberto Macías por difundir la contabilidad interna de UGT-A y los correos electrónicos que han puesto contra las cuerdas a esta central sindical. El pasado mayo, el Juzgado de lo Penal 15 de Sevilla condenó a Macías a dos años de cárcel por revelación de secretos.

Como viene informando este diario, Macías ha recurrido su condena porque el ordenador que lo incrimina pudo ser «manipulado». No obstante, UGT-A rechaza que fuera así y acaba de presentar un escrito en el juzgado en el que pide que se descarte el recurso de su antiguo trabajador y que se le impongan las costas del proceso.

Peritos informáticos

En un escrito fechado el 29 de septiembre, en poder de este diario, el abogado de UGT-A alega que si el sindicato hubiera realizado cualquier alteración en el ordenador de Macías, ésta habría dejado «un rastro inequívoco de la fecha de acceso y de su objeto, de igual forma que la sustracción de los archivos por el acusado dejó el rastro que pudo ser identificado por los peritos informáticos».

Para el sindicato, no hay «el más mínimo indicio de la alteración» que sugiere su antiguo trabajador en el recurso de 84 páginas contra la sentencia que lo condenó a dos años de cárcel del que ya informó este diario.

Después de que Macías fuera despedido por UGT-A, el sindicato hizo «una auditoría de todos los accesos» que había habido en el programa. «Eso no implica alteración alguna del ordenador» de Macías, ya que el administrador informático «entra con su clave y lo único que hace es un pantallazo de los accesos», expone el recurso de la central sindical.

Según UGT-A, el técnico que accede al ordenador de Macías «no recibió orden de destrucción ni diseñó ninguna pantalla para malversar, como la defensa pretende que diga en su interrogatorio».

Macías admitió que filtró a la prensa algunos documentos internos de UGT-A, pero que éstos no afectaban a la intimidad de las personas. En cambio, el sindicato mantiene lo contrario porque contienen el correo electrónico de «personas físicas y, por lo tanto, afectan a su intimidad». «El que en prensa aparezca tachado el nombre de dicha persona» no afecta a que hubiera revelación de secretos, según el recurso del sindicato.

De Lola Sánchez, responsable del departamento de compras del sindicato, UGT-A alega que «no tiene por qué ver publicado en prensa un ‘email’ con su nombre». Sánchez es una de las 15 personas que sentarán en el banquillo por la supuesta trama del sindicato para desviar subvenciones. Se enfrenta a una petición de condena de la Fiscalía Anticorrupción de 5 años de cárcel.

Sobre la Visa Oro de UGT-A, de la que era titular Manuel Pastrana, ex secretario general de sindicato en Andalucía que ha quedado fuera del proceso penal por motivos de salud, la central sindical señala que su antiguo líder tiene derecho «a que no se conozca lo que compra con la tarjeta o si el gasto lo hace en ‘chuches’ o en otra cosa, puesto que ello afecta a su intimidad».

Abc publicó en abril de 2013 que Pastrana pagó en noviembre de 2012 con esta tarjeta 852,35 euros por una comida en un restaurante en Durban, Sudáfrica. En esas fechas se celebró un congreso internacional de sindicatos al que acudió el entonces líder de UGT-A. También en esa época, el sindicato anunció un ERE entre su plantilla.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Source: elmundo.es

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar