EspañaSalud

El virus vuelve a la cárcel: siete reclusos contagiados en Toledo

Viernes,
31
julio
2020

21:21

Un rebrote en el centro penitenciario de Ocaña I obliga a confinar a un centenar de internos y deja en cuarentena a seis funcionarios

Dos militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME), durante las...

Dos militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME), durante las labores de desinfección realizadas durante el estado de alarma.
JAVIER BARBANCHO

La prisión de Ocaña I, en Toledo, ha sufrido esta semana un rebrote de coronavirus en uno de sus módulos. El balance actual es de siete reclusos contagiados y seis trabajadores, la totalidad de los funcionarios de ese área, en cuarentena a la espera de recibir los resultados de la prueba rápida. Se trata del primer caso de Covid-19 en una prisión española tras levantar el estado de alarma y afrontar la llamada nueva normalidad.

El foco de la infección se descubrió casi por casualidad: un interno fue hospitalizado el martes para ser operado. Siguiendo los protocolos de sanidad en el ingreso, se le realizó un test PCR que dio resultado positivo. A partir de ese momento, el establecimiento penitenciario estableció un confinamiento total a los cerca de cien reclusos que conviven en dicha zona de la cárcel.

Según señalan fuentes de prisiones a este diario, la totalidad del módulo paró sus actividades e incluso las comidas se realizaban dentro de las celdas para evitar la propagación del virus. Pese a la rápida actuación, siete internos han resultado contagiados. Seis de ellos con IgG positiva (es decir, con la infección ya superada) y únicamente uno en fase de contagio. Todos ellos asintomáticos, recalcan las mismas fuentes.

Los funcionarios, por otra parte, fueron sometidos a las pruebas el jueves y siguen sin conocer los resultados. Se encuentran por el momento en aislamiento domiciliario.

Además, el centro ha tomado la decisión de restringir temporalmente las visitas y los vis a vis. Los presos de otros módulos que realicen salidas o cuenten con permisos deberán someterse a una cuarentena al regresar al establecimiento penitenciario.

Incidentes durante la cuarentena

La prisión de Ocaña I, que cuenta con unos 480 reclusos, ya fue noticia durante el confinamiento debido a un intento de revuelta entre los presos. El 9 de abril varios internos quemaron contenedores en el patio central de la prisión como señal de protesta por la escasez de personal sanitario en el establecimiento penitenciario. Los actos se produjeron a raíz de un ataque epiléptico que sufrió un reo.

En esta ocasión, desde diferentes agrupaciones sindicales de funcionarios, como Acaip o CSIF, reclaman un incremento de las medidas para la detección y contención del virus en las prisiones españolas.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Source: elmundo.es

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar